viernes, 30 de marzo de 2018

Reto 12 meses, 12 libros, MARZO 2018

Toca el turno a un clásico literario, elegí SENSATEZ Y SENTIMIENTO, de Jane Austen.

Jane Austen, si bien, es una escritora romántica, nunca cae en la exageración; su romanticismo es fino, ágil, irónico, divertido:

Sé que no descubro el hilo negro de sus obras, pues se han escrito muchas reseñas, hecho muchas filmaciones y análisis de sus obras. Sin embargo, plasmo mis impresiones

Elinor, mujer sensata, educada, fina, consciente de su papel  en su familia y en la sociedad en la que se desenvuelve. Una mujer con nobles pensamientos, capaz de sacrificar su felicidad en pos de la de los demás, sea su hermana o el sujeto de sus afectos. Es el eje de la trama, es la argamasa que une la estructura.

Marianne, la hermana menor;  mas avispada, mas pasional, menos sensata en cuanto a expresar sus pensamientos. como diría mi abuela: claridosa. Pero con una nobleza de corazón y fidelidad a su familia. Destrozada por un amor no correspondido, resurge cual ave fenix y da paso a su felicidad con un hombre que usa "chalecos de franela".

Ambas hermanas, sufren por amor, por los hombres que aman y que por circunstancias no son plenamente correspondidas, el amor es sufrimiento, el amor es sacrificio y entrega. El sentimiento mutuo de los corazones enamorados. La sensatez de tener el sentido común para afrontar las vicisitudes de lleva el camino a la felicidad.

El sello de Austen, es que sus protagonistas femeninas, no son sumisas, son inteligentes, asertivas y con profundos valores familiares. Al final, no es un simple "vivieron felices", sino algo mas real, sin clichès. Vida de campo, con sus protocolos de visitas, bailes, convivencias, matrimonios pactados de conveniencia; pero de nuestras protagonistas, matrimonios por amor. 

Jane Austen. "Sensatez y Snetimiento". Grupo Editorial Tomo, 2015


jueves, 1 de marzo de 2018

Reto 12 meses, 12 libros FEBRERO 2018

Después de tan amargo sabor de enero, febrero fue dulce y sutil.

"Sólo Dios sabe cuánto te quise"

Gabriel García Márquez tiene ese rito de escritura tan gentil, tan  romántico sin ser cursi, tan aventurero y tan llegador, que  no hay lugar para perderse o para abandonar a la suerte a los personajes.

Un amor como el de Florentino Ariza, paciente, calculador, sincero, abrasador al final culmina en el éxito; no sin antes pasar sus experiencias propias con sus  queridas en turno.

El amor de Fermina Daza, negado, fiel al marido... orgullosa, necia, pero sublime y realista.

Juvenal Urbino encantador, sobrio, educado, pero inseguro en lo mas profundo de su ser. Un ser imperfecto pero honesto. 

El siglo XIX domina en la trama, y eso lo hace mas romántico: cartas, serenatas, valses, buques de vapor, formalidades sociales, lenguaje sutil de flores y miradas, de cómplices de amores. 

Viudas recatadas ansiosas de re encontrarse consigo mismas, con la vida, con sus cuerpos en flor, en ausencia del marido.

Sociedad tradicional, donde las amantes son escondidas pero no dejan de ser humanas; donde la familia es el punto de equilibrio de la misma. Donde el apellido largo si no es sinónimo de riqueza si lo es de tradición.

"... nada de lo que se haga en al cama es inmoral, si contribuye a perpetuar el amor"

Tanto amor siente una adolescente como América como el "viejito" don Flor, como las mulatas y las viudas. No solo amor carnal, sensual. sino amor filial, amor que va mas allá de un simple encuentro de cuerpos, porque todo deja huella, todo deja marca en el corazón.

Frases llenas no de solo de amor, sino de verdades de parejas, juntas  o no, se quedan en la mente, se quedan grabadas.

El amor es de los que corren el riesgo, de los pacientes y de los necios: "Dile que sí, aunque te estés muriendo de miedo, aunque después te arrepientas, porque de todos modos te vas a arrepentir toda la vida si le contestas que no". 

El amor no es para los melindrosos. El amor eterno es capaz  de esperar el momento durante 51 años 9  meses y 4 días...  toda la vida.

"El amor en los tiempos del cólera", Gabriel García Márquuez. Ed. Diana. 2015. 

jueves, 1 de febrero de 2018

El re encuentro del re encuentro

No daré explicaciones (que ni me las piden por cierto) de mi proceder y toma de decisiones sobre ausentarme o no, sobre participación activa o no del grupo.

No daré tampoco motivos ni justificaciones de esas ausencias.

Pero si me permitiré hacer algunas reflexiones.

He notado que sí, antes me catalogaba como una niña seria que ni hablaba (algunos aún  me recuerdan así) y solo me dedicaba a estudiar. Pero dejé de ser una niña ya hora soy una adulta hecha y derecha, independiente, libre pensante.  Que ahora habla hasta por codos y puedo resultar algo pesada y odiosa. Morbo no tengo. Soy de mente abierta pero que tampoco significa libertina o de moral distraída. No pediré disculpas por ser como soy. Lo que he elegido ser.

Considero que estoy rodeada a su vez de adultos, que han dejado atrás sus costales de diferencias de la infancia y adolescencia, que dieron el paso siguiente: madurar.

Que tomaron el mejor regalo que la vida les ha dado y lo han ejercido con plenitud: su libre albedrío.

Claro que recuerdo esa etapa de escuela, cuando me obligaban a usar falda y calcetas y un short debajo aunque no fuera clase de educación física con tal de no enseñar los calzones; de aplicarme en las clases, de ser niña de dieces.

Yo hubiera querido ser diferente, ser mas relajada, irme de pinta, irme atrás de la cooperativa a despeinar la cotorra, a tener un novio, de perder la inocencia atrás de un árbolito del parque, de que me jalaran a jugar a los chupetones... pero el hubiera no existe, y si no fue así es porque así lo decidí, y no porque me considerara mocha, persignada o espantada; simplemente, buscaba mi lugar en la vida; porque mi ritmo de maduración no iba acorde con el de los demás.

No he estado del todo ausente, porque he estado presente. Me di la oportunidad de reconocerlos, de platicar por separado con la mayoría y he descubierto rasgos maravillosos, rasgos que no se identifican en el grupo simplemente porque se pierde el hilo de conversación. Todos ustedes tienen un algo que  me encanta, que me nutre como persona, les he descubierto y he compartido algunos gustos culposos, confidencias.

Pero también he notado rasgos negativos que si bien no comulgo con ellos, no significa que los vaya a eliminar como amistades. No soy perfecta, no puedo exigir perfección.

Pero si puedo pedir y sugerir:

  1. Si llego, saludo
  2. Si me voy, me despido
  3. Si me llevo, me aguanto
  4. Si hago bromas pesadas, estoy dispuesta a aceptar cuando me bromeen
  5. Si algo no me gusta, lo expreso (bueno nunca he tenido problema con eso)
  6. Si no les gusta lo que digo, tampoco me ofendo de que me lo digan
  7. Si me comprometo a algo, lo cumpliré
  8. Si me invitan a salir y no puedo asistir, me disculpo pero no dejaré colgado a nadie
  9. Jugar con el tiempo de los demás es peor que no saludar
  10. Comprender que no todos tienen el tiempo y libertad que yo poseo (y que no pienso renunciar a él)
  11. No escarbar el pasado que enterrado está
  12. No revivir fuegos (de los que sean) que se extinguieron desde hace décadas, que ni cenizas quedan
  13. Seré responsable de lo que exprese, más no de lo que crean o dicen que dije 
  14. Confidencias se quedan en confidencias (siempre he sido una tumba)
  15. Si el club de Toby se reactiva, no me ofenderé si no me invitan
  16. Si hay parejas nuevas, los apoyaré, mas no soy Celestina.
  17. Si alguien me llegara a mover el tapete, ni crean que lo gritaré a los cuatro vientos. Es algo completamente privado.  No me cuelguen milagros.
  18. Acepto que todos somos diferentes y que todos tenemos personalidad independiente.
  19. No buscaré protagonismos ni antagonismos
  20. Diré las cosas por su nombre, así sean políticamente impropias


Seamos amigos, compañeros, cómplices, no enemigos ni  competidores desleales, las zancadillas a este nivel, provocan  solo fracturas, no solo de amistad, sino de corazones y almas, de estados de ánimo.

Las bromas no son "bullyng" de maduritos, son una forma de ratificar y reforzar el lazo de antaño; nuestro lazo afectivo pendía de un par de hilos ralos, ahora lo hemos ido entretejiendo y lo vamos haciendo más fuerte, resistente. ¡Qué vengan los vientos huracanados, qué vengan las adversidades!

Nosotros estaremos firmes para el que resbale, para el que tropiece, para el que caiga.

Estaremos para el que necesite desahogo, consuelo... un abrazo.

Permítanme  expresar mi orgullo, mi pasión por ustedes compañeros; porque todos tienen una historia que contar, y yo aprendo de cada uno.

¿Qué dicen? ¿Envejecemos juntitos, a pesar de las distancias?

Con cariño a mis compañeros de Secu















jueves, 25 de enero de 2018

Reto 12 meses, 12 libros. ENERO 2018

ORIGEN. Dan Brown
Planeta, 2017


Ya estamos acostumbrados a los temas de conspiración de Dan Brown; ahora con las preguntas ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos?

Sonaba tentador el asunto. Sobre todo porque la estrella de sus aventuras, Robert Langdon ya ha "salvado" al mundo al menos en tres veces anteriores.

Pero ahora si, perdóneme sr, Brown, pero  me quedó a deber, una trama con filosofía y teorías darwinianas, evolución, tecnología, una historia muy floja, personajes  grises, ¡no reconocí a Langdon ! Y de conspiración ¡Nada! Ésta brillo por su ausencia. ¡No hubo un desenlace al estilo Langdon!

Me dio la impresión de ser una transcripción de un capitulo de History Chanel o Discovery. Mucha teoría, mucho texto, poco diálogo y nada de emoción, nada de intriga. Tenía mucha tela de donde cortar para entregarnos una trama mucho mejor que el Da Vinci, y se quedó cortísimo. Desperdicio de ciudad de Barcelona, una embarrada de zonas turísticas pero nada mas. Inteligencia artificial, asistentes tecnológicos con pensamientos propios y "sentimientos". Religiones,  política....tenía un buen caldo de cultivo y le faltó sal.

¿De dónde venía Sr. Brown? De ponerlos en los cuernos de la luna con el Código Da Vinci (con detractores y todo, pero muy entretenida)

¿Hacia dónde fue Sr. Brown? No lo sé, se me perdió en el algún punto. No hubo magia ahora entre su propuesta y yo como lectora.

La versión fílmica de Yo Robot, es superior en cuanto propuesta futurista.

Mal sabor de boca.





Reto 12 meses, 12 libros

Yo, ávida lectora, no resistí la tentación de unirme a ese reto de redes sociales de "12 meses, 12 libros"

Hice de manera concienzuda mi lista de deseos, me atoré en junio, pues no hay genero literario que no me guste. Quizá lea algo científico.

En fin, mi reto es este:


  1. Enero. Un libro que tengo pero que no he leído,. ORIGEN, DAN BROWN (concluido)
  2. Febrero.  El libro favorito de un amigo. Elegí a mi amigo Isaac, quien me dijo su favorito EL AMOR EN  TIEMPOS DE CÓLERA, GABRIEL GARCÍA MARQUEZ.
  3. Marzo. Un clásico Literario. SENSATEZ Y SENTIMIENTOS, JANE AUSTEN
  4. Abril. Un libro prestado. Elegí a uno de mis asegurados y me recomendará uno de su colección, aun no sé cuál será.
  5. Mayo. Uno que debiste leer en la escuela y no lo hiciste.  PLATERO Y YO. JUAN RAMÓN JIMENEZ
  6. Junio. Un libro de un género que nunca has leído. Será científico, será .. no sé.
  7. Julio. Un libro que escojas por su portado. EL LEON, LA BRUJA Y EL ROPERO. C.S. LEWIS 
  8. Agosto. Un libro de más de 100 años.  EL NUEVO PROMETEO (FRANKENSTEIN) MARY SHELLEY.
  9. Septiembre. Una obra de un autor clásico.  LA METAMORFOSIS. FRANZ KAFKA.
  10. Octubre. Un autor famoso de mi país. EL LLANO EN LLAMAS,. JUAN RULFO. Como es su centenario quizá me leo también Pedro Páramo.
  11. Noviembre. Un Best Seller. EVA. ARTURO PÉREZ-REVERTE
  12. Diciembre. Un libro con ilustraciones. EL PRINCIPITO. ANTOINE DE SAINT-EXUPERY.

Entre mes y mes, tendré entremeses, así que a darle que este año será de retos.



sábado, 30 de diciembre de 2017

Adiós 2017

Todos los años hago recuento de lo malo y lo bueno del año que se me va. Siempre me he considerado una persona afortunada por mi familia, pequeña, pero con cimientos firmes. Por mi trabajo, que aunque me queje del  tránsito insoportable matutino, me encanta desempeñar. 

Pero este año que termina, mas que nada, debo de ser honesta y fue excepcional en cuanto a amistad. 

Se dieron modas entre generaciones de reencuentros de compañeros de escuela, en mi caso particular de la secundaria. 

Mi generación, que es catalogada como la generación X. Sí, esa generación que creció sin Internet, celulares, ni alta tecnología, que usábamos saca puntas y goma bicolor, que eramos seguidores del tío Gamboin y que presenciamos el inicio de los Simpson.

Seré honesta, cuando egresé de la secundaria, conservé un par de amistades, que seguimos estudiando hasta el bachillerato; pero,  en pocas palabras dí vuelta a la hoja, perdí contacto con el 99 % de mis compañeros ¡Incluso de aquellos que vivían en la misma colonia! Mis amistades más cercanas, que es el 1 % siguen a mi lado. 

El asunto  comenzó, cuando se dio una reunión de compañeros, a la cual con cariño llamo el Club de Toby, ya que fueron solo caballeros los asistentes. Hice un berrinche por no haber sido convocada y en seguida me apunté para una siguiente reunión.

Me di cuenta que extrañaba mucho a algunos (la mayoría) de ellos, más a aquellos que eran mi ideal de hermanos. En casa somos solo mujeres, no sé lo que es tener un hermano. No. No tuve amores platónicos, mi mente no estaba hormonalmente distraída.  

El reencuentro fue de lo mas familiar que hubiera esperado, para mí, fue como si no los hubiera dejado de ver tantos años. Pero sí cambiaron (cambiamos), mis compañeros casados, con hijos y algunos ya abuelos, hicieron su vida y la viven en plenitud. De mi parte, soltera, sin hijos... también viviendo en plenitud.
13 agosto 2017

13 agosto 2017


Agradezco la oportunidad de revivir experiencias, bueno, más de ellos, porque yo siempre fui muy seria, callada, mustia y muy estudiosa; las chanzas sobre mi persona de que ahora hablo hasta por los codos, no me ofenden. Yo cambié y soy feliz. Y solo deseo que mis compañeros sean felices.

Agradezco de corazón a quienes después del Club de Toby, me abrieron las puertas de sus casas y de sus familias, espero muy pronto corresponder a esa hospitalidad.
9 diciembre 2017


No me arrepiento de haberme alejado de mis compañeros durante unos... 30 años. Pocos en realidad. Já. Pues en mi libro de vida, las páginas escolares fueron escritas y conservadas en el baúl de los recuerdos. Me gané buenas reprimendas de algunos que me hicieron ver que de alguna manera fui egoísta, mala persona y mala amiga (hasta mala influencia por los consejos que doy). Pero en mi defensa, solo seguí mi senda.

11 septiembre 2017


Mi generación de secundaria está en mi corazón, sólo la tenía un poco empolvada, pero tienen un lugar muy especial en mi libro de vida. 

Tengo esperanza de que un futuro próximo podré ver a más de los que he tenido el honor de convivir, abrazar y apapachar.

30 diciembre 2017

Sumando el orgullo familiar de la graduación universitaria de mi sobrino y estas reuniones, definitivamente fue lo mejor de este 2017.

¡Gracias compañeros!




viernes, 19 de febrero de 2016

Sputnik mi amor

“Estamos mirando la misma luna del mismo mundo. Estamos ligados a la realidad por una sola línea. Seguro. Sólo tengo que ir tirando de ella en silencio.”

Leí primero 1Q84, y ahora terminé Sputnik mi amor, historias similares en cuanto al plano existencial, ese mundo alterno del que pocas personas se dan cuenta. Ese mundo en el que se accede cuando las circunstancias se dan, algunos la buscan sin encontrarlas, a otros simplemente se les abre las puertas.

Soledad, soledad que  congela corazones, que nos aísla del mundo de los demás; soledad que enferma a quien no la conoce, a quien no la hace su amiga.


Desde hace meses mantengo  una sana relación con Haruki Murakami, sé que a algunas personas quizá las tenga algo fastidiadas porque solo hablo de su obra últimamente. Pero no lo puedo evitar. 

Es un autor al que descubrí tardíamente (quizá) y es mío, mío; no lo soltaré hasta chupar cada gota de sus letras.

Su prosa, sus personajes, su estilo me conmueve, me llena, me hace sentir satisfecha. Pero siempre querré más.


No pude evitar  confundirme un poco, pues en algunos momentos pensé que Aomame se me aparecería en lugar de Sumire. O que "K" en realidad era Tengo. Nube cerebral de lectora apasionada.

La trama como casi todo lo que he leído de Murakami, gira en torno a la soledad, a esa soledad que nos hace ahondar en nuestros sentimientos más profundos, nuestros deseos y sueños;  nuestras dudas, nuestros miedos

La frase con la que mi corazón latió desbocado: 

"¿Por qué tenemos que quedarnos todos tan solos? Pensé. ¿Qué necesidad hay? Hay tantísimas personas en este mundo que esperan, todas y cada una de ellas, algo de los demás, y que, no obstante, se aíslan tanto las unas de las otras. ¿Para qué? ¿Se nutre acaso el planeta de la soledad de los seres humanos para seguir rotando?"


Si bien los textos de Murakami son hasta cierto punto oscuros en cuanto a las relaciones humanas, siempre deja una puerta de esperanza abierta, siempre nos deja la opción de pensar que nuestros personajes serán afortunados, que lucharan por conquistar la cima, que no se rendirán ¿filosofía oriental? no lo sé. Pero es inspirador.


Haruki Murakami "Sputnik mi amor". Ed.Tusquets.